Cien poetas,
 Cien poemas

Traducción y notas:

Juan Felipe ARROYAVE






 

OGURA HYAKUNIN ISSHU (小倉百人一首,  “Los cien poetas, un poema cada uno de Ogura”), es una antología de tanka (“poemas cortos”) compilada por Fujiwara no Teika, poeta y miembro de la corte imperial de Japón entre el final del periodo Heian y el inicio del periodo Kamakura. La palabra “Ogura” es solo un marcador geográfico que nada tiene que ver con el tema de los poemas o la procedencia de sus autores: se refiere a un distrito de Kyōto ubicado al pie de una famosa montaña con ese nombre, en donde al parecer Teika poseía una residencia. La tradición considera que es allí donde se concibió esta obra.

 La fuente de las que provienen la mayoría de los poemas incluidos en el Hyakunin isshu son las antologías imperiales que se forjaron en la corte a lo largo del periodo Heian, partiendo del Kokinshū (siglo IX d.c.) hasta el Seinzaishū (siglo XII d.c.); este último texto, debe notarse, fue compilado por el padre de Teika, Fujiwara no Shunzei. El conocimiento íntimo de estos textos, sumado a una tremenda erudición, permitió a Teika reducir más de quinientos años de tradición poética a cien poemas “esenciales”. Antes que presentarnos un panorama uniforme, plano, de la lírica clásica de Japón, Teika prefiere mostrarnos un panorama desigual, lleno de picos y depresiones; más que destacar los poemas más bellos que conocía, recoge los más importantes en términos históricos. La colección, de hecho, está organizada de manera cronológica.

 Es imposible exagerar respecto a la importancia que tiene el Hyakunin isshu para la cultura de Japón. En la secundaria, los estudiantes aprenden japonés clásico estudiando y memorizando los poemas; en las fiestas de año nuevo, las familias juegan con la karuta, una baraja de cartas en la que aparecen impresos los cien poemas de la antología junto a la efigie de los poetas. Hay versiones en tira cómica de los poemas; canciones populares basadas en los poemas; pinturas inspiradas en los poemas. Simultáneamente, esta colección y su contenido es referenciada en textos narrativos, dramáticos y líricos a lo largo y ancho del acervo literario del país. Para Joshua Mostow, se trata simplemente de el texto canónico, del más canónico de los géneros” en la literatura japonesa.

 Hay también un vínculo estrecho entre el Hyakunin isshu y las artes visuales de Japón. La ubicuidad de los poemas en los espacios públicos, sumada a la tradición del uta-e (“pintura de poemas”), asoció su recepción y popularización a las imágenes; adicionalmente, un número significativo de las ediciones críticas del texto ha estado acompañado de ilustraciones que, a su vez, ofrecen lecturas e interpretaciones concretas del contenido. Más allá del caché de pinturas y grabados derivados de la antología, hay una multitud de artículos domésticos y decorativos, como cerámicas, cortinas y muebles, que la referencian. Los poemas, así, no se resignan a existir en los confines del papel y, llenos de vitalidad, habitan libremente los espacios frecuentados por los hombres. Este, finalmente, parece haber sido el destino original de la antología: de acuerdo con Mostow, la colección apareció primero en la superficie de las puertas corredizas de la villa de uno de los familiares de Teika. El texto, desde su génesis, estuvo íntimamente ligado a la representación visual, a la cotidianidad.

 Cuando se trata de ediciones impresas, la práctica tradicional en Japón ha sido reproducir los poemas junto a algún tipo de comentario académico; en occidente, sin embargo, la mayor parte de los traductores ha preferido presentar los poemas sin más contexto que un prólogo general, quizás para insinuar que pueden sostenerse por sí mismos sin necesidad de la presencia intrusiva de un editor. En consecuencia, muchas de estas ediciones no llegan a ser más que una selección de la antología original, en la que solo se incluyen aquellos textos que, de acuerdo con el criterio del editor, se dejan leer en un idioma diferente al japonés. En esta misma medida, las publicaciones que sí incluyen la totalidad de los poemas a menudo los transforman, quizá en un esfuerzo por hacerlos más inteligibles, en versos de cierta formalidad latina con un vago resabio orientalista. 

 

 Lo curioso es que el lector japonés promedio tampoco está familiarizado con la mayoría de las referencias intertextuales o geográficas que suelen encontrarse en este tipo de textos; también, considero, tendría problemas para captar algunos de los juegos de palabras que por cuestiones lingüísticas ya no funcionan en el japonés moderno. Este lector hipotético, en resumen, se enfrentaría a los mismos desafíos que sus pares en América y Europa; la ventaja con la que cuenta, más allá de la familiaridad idiomática, es que en su libro los poemas se encuentran iluminados por el comentario crítico que el editor ha decidido incluir en un acto de gentileza y, sobre todo, sentido común.

   

 En esta medida, es necesario explicar aquí cómo es crucial para estos poemas, y la literatura clásica japonesa en general, el uso de ciertas herramientas líricas que permiten a un texto aparentemente simple expandirse en múltiples direcciones. Mediante estas convenciones, el poeta puede diseñar juegos de palabras que dotan al poema de lecturas superpuestas (kake-kotoba, “palabras bisagra”); definir el tema o el tono del texto usando una expresión fija (makura-kotoba, “palabras almohada”); o evocar un aspecto geográfico al que la tradición reconoce algún valor poético (uta-makura, “almohada del poema”). También, debido a las peculiaridades del sistema de escritura de la lengua japonesa, hay incontables juegos poéticos basados en el uso de caracteres chinos (kanji), y la yuxtaposición del valor fonético e ideográfico de las palabras. En una traducción es muy difícil conseguir recrear el efecto de estas técnicas sin añadir información que es, casi siempre, de muy poco valor estético; por este motivo, he preferido reproducir los poemas de la forma más literal posible. En mis anotaciones, sin embargo, puede encontrarse un desglose de los mecanismos sobre los que está articulado cada texto. 

 Pese a la popularidad de estos poemas en Japón y del obvio interés académico que despiertan, el mérito artístico del Hyakunin isshu ha sido duramente cuestionado en Occidente. Para Arthur Waley, por ejemplo, la antología da cuenta de “las características menos agradables” de la poesía japonesa; Donald Keene, por su parte, juzga que “no todos los poemas son merecedores de la inmortalidad que Teika les ha conferido”. Quizá estas apreciaciones, dictadas por dos de las más grandes autoridades de Occidente respecto a esta materia, expliquen la reticencia de algunos traductores para trabajar con la totalidad de los poemas. Quizá sirvan como una advertencia respecto a la forma en que nos aproximamos a las obras canónicas de otras culturas. Es posible, también, que simplemente sean esfuerzos bien intencionados por disuadir a los lectores de invertir más tiempo y sentimiento en la lectura de estos poemas de los que serían necesarios. Fútil o no, he aquí nuestro esfuerzo. 

 

​一

秋の田の
かりほの庵の
とまをあらみ

我が衣手は
露にぬれつつ

 

天智天皇

1.

En los campos otoñales
Recién segados, esta choza.
El techo es precario,
Y por eso, mis mangas permanecen
Empapadas de rocío.

Tenji Tennō

 

 

 

春すぎて

夏きにけらし

白妙の

 

衣はすてふ

天の香具山
 

持統天皇

 

 

 

 

2.

La primavera pasa y
El verano debe haber llegado,
Pues blanquísimas sábanas
Se secan en sus laderas:
El divino monte Kagu.

 

 

Jitō Tennō

 

 

 

 

あしびきの

山鳥の尾の

しだり尾の

ながながし夜を

ひとりかも寝む

柿の本の人麻

3.

Entre cañas y pinos pasa
El faisán de monte
Con la cola ondulante,
larguísima, esta noche
En la que parece que dormiré solo.

Kakinomoto no Hitomaro

 

 

 

 

田子の浦に

うち出でて見れば白妙の

富士の高嶺に

雪は降りつつ

山部赤人

4.

Desde las playas de Tago
Partimos, y al partir,
Enfrentamos la blancura suprema
De las cumbres de Fuji,
Donde la nieve todavía está cayendo.

Yamabe no Akahito

 

 

 

 

奥山に

紅葉ふみわけ

鳴く鹿の

 

声きく時ぞ

秋は悲しき
 

猿丸太夫

5.

Cuando en las montañas remotas
Se escucha el gemido del ciervo,
Abriendo paso
Entre hojas secas,
¡Qué triste es el otoño!

 

Sarumaru Daiyū

 

 

 

 

鵲の

わたせる橋に

置く霜の

白さを見れば

夜ぞ更けにける


中納言家持

6.

Cuando reparo en el blanco de la escarcha
Que se afirma
Sobre el puente que extienden las picazas,
Entiendo
Que la noche de verdad se ha ido.

 

Chūnagon Yakamochi

 

 

 

 

天の原

ふりさけ見れば

春日なる

 

三笠の山に

出でし月かも

 

安倍仲麿

7.

Cuando elevo la mirada
A la inmensidad del cielo
Oh, Kasuga,
Tras el monte Mikasa,
¡Estará saliendo esta misma luna!

 

Abe no Nakamaro

 

 

 

 

わがいほは

都のたつみ

しかぞすむ

 

世をうぢ山と

人はいうなり


喜撰法師

8.

Mi refugio, de la capital

Al suroeste;

Por vivir así, en el monte Uji,

De mí se dice:

“Este ha renunciado al mundo”.

 

Kisen Hōshi

 

 

 

花の色は

移りにけりな

いたづらに

わが身世にふる

ながめせしまに

小野小町

9.

El color de la flor desaparece
Y puedo ver

Cómo, en vano,

Mi cuerpo ha pasado por el mundo

Disperso, como las lluvias.

 

Ono no Komachi

 

 

 


これやこの

往くも帰るも

別れては

 

知るも知らぬも

あふ坂の関

 

蝉丸

10.

Este es el lugar en que
Aquellos que se van y aquellos que regresan,
Y aquellos que se separan;
Conocidos y desconocidos,
Se encuentran: la barrera de Ōsaka.



Semimaru

 

 

 

 

十一

わたの原

八十島かけて

漕ぎ出でぬと

人には告げよ

あまのつり船

参議

11.

En la mar abierta,
Hacia islas innumerables
He remado, rogando
A las barcazas de los pescadores:
Decid esto a las personas que amo.

Sangi Takamura

 

 

 

 

十二

天つ風

雲の通ひ路

吹きとぢよ

 

をとめの姿

しばしとどめむ

 

僧正遍照

12.

Viento divino,
Cierra por favor el camino
Entre las nubes, y permite
Que la figura de estas doncellas
Permanezca un rato más.

 

 

Sōjō Henjō

 

 

 

十三

筑波嶺の

峯より落つる

みなの川

 

こひぞつもりて

淵となりぬる

 

陽成院

13.

Como el río Minano,
Que desde la doble cima
Del monte Tsukuba cae;
En un remanso profundo
Mi amor se ha venido represando.

 

 

Yōzei In

​十四
陸奥の
しのぶもぢずり
誰ゆゑに
みだれそめにし
我ならなくに
河原左大臣

14.

Intrincado, como los helechos
Que se estampan en las telas
De Michinoku;
De esta incertidumbre
No soy yo la causa.

 

 

Kawara no Saidaijin

​十五
君がため
春の野に出でて
若菜つむ
 
わが衣手に
雪は降りつつ
 
光孝天皇

15.

Por mi señor
Salí a los campos primaverales
A recoger las primeras hierbas.
Sobre mis mangas
La nieve no cesa.

 

 

Kōkō Tennō

​十六
立ち別れ
いなばの山の
峯に生ふる
 
まつとし聞かば
今かへり来む
 
中納言行平

16.

Nos hemos separado,
Pero si te escuchara,
Como escucho a los pinos que crecen
En la cima del monte Inaba,
Regresaría de inmediato.

 

 

Chūnagon Yukihira

​十七
ちはやぶる
神代もきかず
立田川
 
からくれなゐに
水くくるとは
 
在原の業平朝臣

17.

Ni en la era de los dioses
Se supo alguna vez
Que, en el río Tatsuta,
El agua se tiñese
Carmesí.
 

Ariwara no Narihira Ason

​十八
住の江の
岸に寄る波
よるさへや
 
夢の通ひ路
人めよくらん
 
藤原敏行朝臣

18.

Las olas que visitan la orilla
De la bahía de Sumi.
Incluso de noche,
Por los senderos de tus sueños,
¿Por qué evitas la mirada de la gente?



Fujiwara no Toshiyuki Ason

​十九
難波潟
みじかき蘆の
ふしの間も
 
逢はでこの世を
すぐしてよとや
 
伊勢

19.

¿Lo que dices es que, ni siquiera
Durante la brevedad de un nudo
En los juncos
Que crecen en las lagunas de Naniwa,
Podemos encontrarnos en esta vida?

Ise
 

​二○
わびぬれば
今はた同じ
難波なる
 
みをつくしても
逢はむとぞ思ふ
元良親王

20.

Completamente miserable,
Ahora todo me da igual.
En Naniwa,
Aunque tenga que arriesgar mi nombre,
¡Debemos vernos otra vez!

 

Motoyoshi Shinnō

 

 

 

 

二一

今来むと
いひしばかりに
長月の
 
有明の月を
待ち出でつるかな

素性法師

21.

Es solo porque dijiste
“Iré a verte pronto”,

Que he esperado
Hasta ver la luna pálida
Del mes más largo.


 

Sōsei Hōshi

 

 

 

 

二二

吹くからに
秋の草木の
しをるれば
 
むべ山風を
嵐というらむ
 
文屋康秀

22.

Porque cuando sopla
Los árboles y la hierba del otoño
Se doblan,
Entiendo que llamen “fiero”
A este viento de montaña.
 

 

Fun'ya no Yasuhide

 

 

 

二三

月見れば
ちぢに物こそ
かなしけれ
 
わが身ひとつの
秋にはあらねど
 
大江千里

23.

Cuando miro a la luna,
Problemas, miles y miles.
¡Qué triste me siento!
Pero no es solo para mí, una persona,
Que el otoño está aquí.

 

 

Ōe no Chisato

このたびは
幣もとりあへず
手向山
 
紅葉のにしき
神のまにまに
 
菅家

24.

En esta ocasión
No traje siquiera una nusa.
¡Dioses del monte Tamuke!
Con este brocado de hojas rojas,
Haced como os parezca.
 

 

Kanke

名にし負はば
逢坂山の
さねかづら
 
人に知られで
くるよしもがな
 
三條右大臣

25.

Fiel a tu nombre,
Sanekazura que creces en el monte Ōsaka,
Me pregunto si sabrías la manera
De traerla a mí,
Sin que nadie lo notase.
 

 

Sanjō no Udaijin

小倉山
峰のもみぢば
心あらば
 
今ひとたびの
みゆき待たなむ
貞信公

26.

Si las hojas otoñales
En la cima del monte Ogura
Tuviesen alma,
Seguro se sostendrían
Hasta una nueva visita del Emperador.
 

 

Teishin Kō

みかの原
わきて流るる
いづみ川
 
いつみきとてか
恋しかるらむ
 
中納言兼輔

27.

En los campos de Mika
Se represa y fluye, dividido,
El río Izumi.
¿Cómo puedo extrañarte tanto
sin haberte visto todavía?
 

 

Chūnagon Kanesuke

山里は
冬ぞ淋しさ
まさりける
 
人目も草も
かれぬと思へば
 
源宗于朝臣

28.

En un pueblo de montaña,
La soledad del invierno
Es todavía más intensa cuando noto
Que los transeúntes y la hierba
Han desaparecido.


 

Minamoto no Muneyuki Ason

心あてに
折らばや折らむ
初霜の
 
置きまどはせる
白菊の花
 
凡河内躬恒

29.

Si, distraído,      
Fuera a tomar una,
No podría más que adivinar.  
La primera escarcha confunde
La blanca flor del crisantemo.
 

Oshikochi no Mitsune

​三○
有明の
つれなく見えし
別れより
 
暁ばかり
うきものはなし
 
壬生忠

30.

La vista de la fría luna
Matutina.
Desde nuestra separación,
No hay cosa que me deprima más
Que el alba.
 

 

Mibu no Tadamine

 

 

 

 

三一

朝ぼらけ
有明の月と
見るまでに
 
吉野の里に
降れる白雪
 
坂上是則

31.

En la alborada
Llegué a ver
El brillo de la luna:
Una aldea en Yoshino
Cubriéndose de nieve.
 

Sakanoue no Koremori
 

 

 

 

 

三二

山川に
風のかけたる
しがらみは
 
流れもあへぬ
紅葉なりけり
 
春道列樹

32.

La represa  
Dispuesta por el viento
En el río de montaña;
Son los colores del otoño
Que no pueden escapar.
 

 

Harumichi no Tsuraki

 

 

三三

ひさかたの
光のどけき
春の日に
 
しづごころなく
花の散るらむ
 
紀友則

33.

En las alturas,
Entre la luz suave
del sol de primavera
¿Por qué, inquietas,
se dispersan estas flores?
 

 

Ki no Tomonori

誰をかも
知る人にせむ
高砂の
 
松も昔の
友ならなくに
 
藤原興風

34.

¿Queda acaso alguien?
¿Alguien que me pueda conocer?
Ni siquiera al pino de Takasago
Puedo considerar
Un viejo amigo.


 

Fujiwara no Okikaze

人はいさ
心も知らず
ふるさとは
 
花ぞむかしの
香ににほひける
紀貫之

35.

Es imposible conocer
el corazón de las personas. ¿No es cierto?
En mi pueblo natal
las flores del ciruelo
tienen el mismo perfume del pasado.

 

Ki no Tsurayuki

夏の夜は
まだ宵ながら
明けぬるを
 
雲のいづこに
月宿るらむ
 
清原深養父

36.

Las breves noches de verano.
Aunque haya llegado el crepúsculo
todavía hay brillo;
Entre las nubes,
¿Dónde se refugia la luna?

 

Kiyohara no Fukayabu

白露に
風の吹きしく
秋の野は
 
つらぬき止めぬ
玉ぞ散りける
 
文屋朝康

37.

El rocío brillante
Barrido sobre el viento.
Sobre los campos otoñales
Se han regado
Perlas deshilvanadas.

 

 

Fun'ya no Asayasu

忘らるる
身をば思はず
誓ひてし
 
人の命の
惜しくもあるかな
 
右近

38.

Sin pensar en el pesar 
De este cuerpo olvidado.
Cuánto lo siento
Por la vida de aquel
Que juró amar.
 

Ukon

浅茅生の
小野のしのはら
しのぶれど
 
あまりてなどか
人の恋しき
 
参議等

39.

Aunque trate de ocultarse
Entre los juncos
De un campo enmalezado,
Aflora;
¿Es tan grande mi anhelo por ella?


 

Sangi Hitoshi

​四〇
しのぶれど
色に出でにけり
わが恋は
 
ものや思ふと
人の問ふまで
 
平兼盛

40.

Aunque lo oculte,
En mis colores se ha revelado
Este amor.
¿Algo te perturba?
Han llegado a preguntarme las personas.
 

Taira no Kanemori

​四一
恋すてふ
わが名はまだき
立ちにけり
 
人知れずこそ
思ひそめしか
 
壬生忠見

41.

Decían que amaba
Y mi nombre se hizo conocido
Por todos,
Sin que nadie sepa
Que apenas he empezado a amar.

 

 

Mibu no Tadami

​四二
契りきな
かたみに袖を
しぼりつつ
 
末の松山
浪こさじとは
清原元輔

42.

¡Lo juramos!
Juntos, mientras nos escurríamos
Las mangas:
“Las olas no cruzarán jamás
Hasta Sue no Matsuyama.”

 

 

Kiyohara no Motosuke

​四三
逢ひ見ての
後の心に
くらぶれば
 
むかしは物を
思はざりけり
 
中納言敦忠

43.

Cuando comparo
Mi corazón
Después de verte,
Es como si no hubiese conocido antes
Preocupación alguna.

 

 

Chūnagon Atsutada

​四四
逢ふことの
絶えてしなくば
なかなかに
人をも身をも
恨みざらまし
 
中納言朝忠

44.

Si es que un encuentro
Fuese del todo imposible;
Más bien así,
Ninguno de los dos
Tendría por qué lamentarse. 

 

 

Chūnagon Asatada

​四五
あはれとも
言ふべき人は
思ほえで
 
身のいたづらに
なりぬべきかな
 
謙徳公

45.

Sin poder pensar en nadie
Que pueda decir siquiera
Qué lástima”,
Quizás deba hacer del todo
Inútil mi existencia.
 

 

Kentoku Kō

​四六
由良の門を
わたる舟人
かぢを絶え
 
ゆくへも知らぬ
恋のみちかな
 
曽根好忠

46.

Un balsero cruza
El estrecho de Yura;
Ha perdido el remo,
Ya no conoce su destino.
Así es el camino de este amor.
 

 

Sone no Yoshitada

​四七
八重葎
しげれる宿の
さびしきに
 
人こそ見えね
秋は来にけり
 
恵慶法師

47.

Aunque a la soledad
Del refugio oculto
Bajo capas de maleza
No la visite persona alguna,
Ha llegado el otoño.
 

 

Ekei Hōshi

​四八
風をいたみ
岩うつ浪の
おのれのみ
 
砕けてものを
思ふ頃かな
 
源重之

48.

Como las olas
Que golpean la peña
Al arreciar el viento,
Yo me rompo solo
En el instante en que recuerdo.
 

 

Minamoto no Shigeyuki

​四九
 
みかきもり
衞士の焚く火の
夜は燃え
 
昼は消えつつ
物をこそ思へ
 
大中臣能宣朝臣

49.

Como el fuego que encienden
Los centinelas,
Ardiendo durante la noche,
Esfumándose durante el día,
Persiste este anhelo.
 

 

Onakatobi no Yoshinobu

​五○
君がため
惜しからざりし
命さへ
 
長くもがなと
思ひけるかな
 
藤原義孝

50.

Es por ti que
Hasta la vida que ayer
Me era despreciable
Hoy quisiera
Prolongar.
 

 

Fujiwara no Yoshitaka

​五一
かくとだに
えやはいぶきの
さしも草
 
さしも知らじな
燃ゆる思ひを
 
藤原実方朝臣

51.

Aún en mi condición
Decirlo es imposible.
Ni las artemisias en Ibuki
Llegarían a entender
Mi ardor.
 

 

Fujiwara no Sanekata Ason

​五二
明けぬれば
暮るるものとは
知りながら
 
なほ恨めしき
朝ぼらけかな
藤原道信朝臣

52.

Siempre que abre el día,
Aunque comprenda
Que volverá a ponerse el sol,
Qué detestable es
La luz de la mañana.
 

 

Fujiwara no Michinobu Ason

​五三
歎きつつ
ひとりぬる夜の
明くる間は
いかに久しき
ものとかは知る
右大将道綱母

53.

Esta noche,
Mientras me lamento
Tendida en el lecho, sola,
No podrías comprender
Cuánto puede tardar el día.
 

 

Udaishō Michitsuna no Haha

​五四
忘れじの
行末までは
かたければ
 
今日をかぎりの
命ともがな
儀同三司母

54.

“Nunca olvidaré”, dices,
Pero qué difícil
Que por siempre sea así.
Ojalá el día de hoy
fuese el resto de mi vida.
 

 

Gidō Sanshi no Haha

​五五
滝の音は
絶えて久し
くなりぬれど
 
名こそ流れて
なほ聞えけれ
大納言公任

55.

Aunque el sonido de esta cascada
Cesó hace mucho tiempo,
Su propia fama
Fluye todavía,
Se escucha todavía.
 

 

Dainagon Kintō

​五六
あらざらむ
この世のほかの
思ひ出に
いまひとたびの
逢ふこともがな
和泉式部

56.

Parece que no sobreviviré.
En ese mundo, 
De este solo un recuerdo:
Querer verte
Una vez más.
 

 

Izumi Shikibu

​五七
めぐりあひて
見しやそれとも
わかぬ間に
 
雲がくれにし
夜半の月かな
 
紫式部

57.

Un encuentro fortuito:
Pero antes de entender
Si la había visto o no,
Se escondió entre las nubes.
La luna en medianoche.
 

 

Murasaki Shikibu

​五八
ありま山
ゐなの笹原
かぜ吹けば
 
いでそよ人を
忘れやはする
 
大弐三位

58.

Cuando desde el monte Arima
El viento sopla,
Susurran los bambúes
En los campos de Ina;
Me pregunto si debo olvidarte.
 

 

Daini no Sanmi

​五九
やすらはで
寝なましものを
さ夜ふけて
 
かたぶくまでの
月を見しかな
 
赤染衛門

59.

Qué bien me haría
Poder dormir

Sin vacilaciones.

La noche se hizo más profunda
Y vi la luna desaparecer.
 

Akazome Emon

​六○
大江山
いく野の道の
遠ければ
 
まだふみも見ず
天の橋立
 
小式部内侍

60.

Como el camino
Que va del monte Oe
A Ikuno es extenso,
No vi aún carta alguna
Ni pisé Amanohashidate.
 

 

Koshikibu no Naishi

​六一
いにしへの
奈良の都の
八重桜
 
けふ九重に
匂ひぬるかな
 
伊勢大輔

61.

Las capas y capas de pétalos
De los cerezos
En Nara, la antigua capital,
Brillan hoy
Dentro del Palacio de las nueve capas.
 

 

Ise no Taifu

​六二
夜をこめて
鳥のそらねは
はかるとも
 
よに逢坂の
関はゆるさじ
 
清少納言

62.

Oculto por la noche,
Aunque intente engañar
Imitando la voz del gallo,
No podrá ser admitido
A través de la barrera de Ōsaka.
 

 

Sei Shōnagon

​六三
今はただ
思ひ絶えなむ
とばかりを
 
人づてならで
言ふよしもがな
 
左京大夫道雅

63.

Solo decirte
“Voy a retirarme ahora”,
Solo eso.
Ojalá pudiera,
Sin depender de otras personas.
 


Sakyō Daibu Michimasa

​六四
朝ぼらけ
宇治の川霧
たえだえに
 
あらはれ渡る
瀬瀬の網代木
権中納言定頼

64.

Al amanecer,
La bruma sobre el río en Uji
Se dispersa en parches;
Se vislumbran, en los bajíos,
Las estacas de los pescadores.  
 

 

Gon Chūnagon Sadayori

​六五
恨みわび
乾さぬ神だに
あるものを
 
恋に朽ちなむ
名こそ惜しけれ
相模

65.

Resentida y triste
Mis mangas no se han secado aún;
Pero que este amor
Estropeara mi buen nombre
Es lo que de verdad lamento.
 

 

Sagami

​六六
もろともに
あはれと思へ
山櫻
 
花よりほかに
知る人もなし
 
前大僧正行尊

66.

Junto a ti,
Me siento conmovido.
Solo tus flores,
Cerezo de montaña,
Pueden entender mi corazón.
 

 

Mae no Daisojō Gyōson

​六七
春の夜の
夢ばかりなる
手枕に
 
かひなく立たむ
名こそ惜しけれ
周防内侍

67.

Noche de primavera
De sueños pasajeros,
Con un brazo como almohada,
Sin sentido,
Arruinando mi buen nombre.
 

 

Suō no Naishi

​六八
心にも
あらでうき世に
ながらへば
 
恋しかるべき
夜半の月かな
三條院

68.

Aún sin quererlo,
Si en este mundo desalentador
Mi vida se prolongara,
Sin duda anhelaría
La luna de medianoche.
 

 

Sanjō In

​六九
あらし吹く
三室の山の
もみぢ葉は
龍田の川の
錦なりけり
 
能因法師

69.

Las hojas de los maples
Del monte Mimuro,
Arrancadas por la tormenta:
Sobre el río Tatsuta
Se han vuelto brocado.
 

 

Nōin Hōshi

​七○
さびしさに
宿を立ち出でて
ながむれば
いづこも同じ
秋の夕暮
良暹法師

70.

Cuando por la soledad
Abandono mi refugio y miro,
Distraído, alrededor,
Todo es idéntico:
Anochecer de otoño.

  

 

Ryōsen Hōshi

​七一
夕されば
門田の稲葉
おとづれて
 
蘆のまろ屋に
秋風ぞ吹く
大納言経信

71.

Al hacerse de noche,
Murmullan ante la puerta
Las hojas de arroz en los plantíos.
A través del techo de caña
Me visita el viento del otoño.

 

 

Dainagon Tsunenobu

​七二
音にきく
高師の浜の
あだ浪は
 
かけじや袖の
ぬれもこそすれ
 
祐子内親王家紀伊

72.

La marea sonora, impredecible,
De la renombrada
Playa de Takashi
No puede cubrir mis mangas,
O estaré en problemas.

  


Yūshi Naishinnōke no Kī

​七三
高砂の
をのへの櫻
さきにけり
 
外山のかすみ
立たずもあらなむ
 
権中納言匡房

73.

El cerezo en lo alto
De la montaña
Ha florecido.
Ojalá hasta los cerros
No se alcance a alzar la niebla.

 

Gon Chūnagon Masafusa

​七四
憂かりける
人をはつせの
山おろし
はげしかれとは
祈らぬものを
 
源俊頼朝臣

74.

Sobre aquella persona desalmada  
Sopla, viento
Del monte en Hase;
Aunque es cruel,
No es por lo que oré.

  

 

Minamoto no Toshiyori Ason

​七五
契りおきし
させもが露を
命にて
 
あはれ今年の
秋もいぬめり
藤原基俊

75.

Lo prometiste 
Y como el rocío a las artemisias,
Fue vida.
¡Ah! pero este año,
El otoño parece estar pasando.

  

 

Fujiwara no Mototoshi

​七六
わたのはら
漕ぎいでて見れば
ひさかたの
 
雲ゐにまがふ
沖つ白波
法性寺入道前
関白太政大臣

76.

En altamar
Voy remando, y al alzar la vista  
En el cielo,
Las nubes se confunden
Con las blancas olas del mar.

  
Hōshōji no Nyūdō Saki no
Kanpaku Daijōdaijin

​七七
瀬を早み
岩にせかるる
滝川の
 
われても末に
あはむとぞ思ふ
 
崇徳院

77.

Como el torrente,
Que tras fluir rápido sobre los bajíos
Se represa en las rocas; 
Aunque se divida,
Sé que al final habrá de reunirse.

  

 

Sutoku In

​七八
淡路島
かよふ千鳥の
鳴く声に
 
幾夜ねざめぬ
須磨の関守
 
源兼昌

78.

El canto
De los chorlitos que migran
A la isla de Awaji;
¿Cuántas noches lo ha despertado?
El guardián de la barrera de Suma.

  

 

Minamoto no Kanemasa

​七九
秋風に
たなびく雲の
絶え間より
 
洩れいづる月の
影のさやけさ
左京大夫顕輔

79.

Por el resquicio
Entre las nubes,
Que el viento otoñal ensancha,
La luna que se filtra,
La pureza de su brillo.

  

 

Sakyō no Daibu Akisuke

​八○
長からむ
心も知らず
黒髪の
 
乱れて今朝は
ものをこそ思へ
 
待賢門院堀河

80.

Pasajero
E inescrutable, tu corazón.
Como cabello negro,
Desordenado en la mañana,
Están mis pensamientos.

  

 

Taiken Monin no Horikawa

​八一
ほととぎす
鳴きつる方を
ながむれば
 
ただ有明の
月ぞ残れる
後徳大寺左大臣

81.

Al mirar en
La dirección desde la que ha cantado
El cuclillo,
Solo permanece
La luna de la madrugada.

 

 

Go Tokudaiji no Sadaijin

​八二
思ひわび
さても命は
あるものを
 
憂きに堪へぬは
涙なりけり
 
道因法師

82.

Así esté devastado,
Me queda aún
La vida;
Estas lágrimas, sin embargo,
No se pueden controlar.

 

 

Dōin Hōshi

​八三
世の中よ
道こそなけれ
思ひ入る
 
山の奥にも
鹿ぞ鳴くなる
皇太后宮大夫俊成

83.

¡Así es el mundo!
No hay salida.
He decidido entrar
A lo profundo de las montañas, pero aún allí
Los ciervos parecen estar balando.

  


Kōtaigōgū Daibushunzei

​八四
ながらへば
また此の頃や
しのばれむ
 
憂しと見し世ぞ
今は恋しき
藤原清輔朝臣

84.

Si mi vida se prolongase,
No sé si pensaría con cariño
En estos tiempos.
Aquel mundo que parecía amargo
¡Me es ahora tan querido!

  

 

Fujiwara no Kiyosuke Ason

​八五
夜もすがら
物思ふころは
明けやらで
 
閨のひまさへ
つれなかりけり
 
俊恵法師

85.

Durante toda la noche,
Sumido mis preocupaciones
Y sin hacerse el alba;
Ni por la juntura de la puerta
Entra luz a mi alcoba.

  

 

Shun’e Hōshi

​八六
なげけとて
月やは物を
思はする
 
かこち顔なる
わが涙かな
 
西行法師

86.

Diciéndome “laméntate”,
¿Es la luna la causa
De mis preocupaciones?
Eso le reprochan mi rostro,
Mis lágrimas.

  

 

Saigyō Hōshi

​八七
村雨の
露もまだひぬ
まきの葉に
 
霧たちのぼる
秋の夕ぐれ
寂蓮法師

87.

El rocío de los chubascos
Aún no seca
En las hojas de los pinos.
La niebla se levanta:
Anochecer de otoño.

 

 

Jakuren Hōshi

​八八
難波江の
蘆のかりねの
ひとよゆゑ
 
身をつくしてや
恋ひわたるべき
皇嘉門院別当

88.

Tan breve como un trozo
De la base de los juncos
En la bahía de Naniwa, nuestro encuentro.
¿Hasta agotar mi vida
Va a persistir esta pasión?

Kōka Mon’in no Bettō

​八九
玉の緒よ
絶えなば絶えね
ながらへば
 
忍ぶることの
弱りもぞする
式子内親王

89.

¡Hilo de gemas, mi vida!
Si no se acaba ya, se acabará pronto.
Pero de prolongarse,
Me haré débil, incapaz
De proteger esto que guardo adentro.

  

 

Shokushi Nishinnō

​九○
見せばやな
雄島のあまの
袖だにも
 
濡れにぞ濡れし
色はかはらず
 
殷富門院大輔

90.

Quisiera mostrarte
Cómo en las mangas
De los pescadores de Ojima,
Sin importar cuán mojadas estén,
El color no cambia.

  

 

Inpu Mon’in no Taifu

​九一
きりぎりす
鳴くや霜夜の
さむしろに
 
衣かたしき
ひとりかも寝む
後京極摂政
先太政大臣

91.

¡Los grillos cantan!
El frío
De esta noche de escarcha.
Extiendo mis vestiduras en el suelo;
Parece que hoy dormiré solo.

  

 

Go Kyōgoku Sesshō
Saki no Daijō Daijin

​九二
わが袖は
潮干に見えぬ
沖の石の
 
人こそ知らね
乾くまもなし
二條院讃岐

92.

Mis mangas son
Como las remotas peñas en la mar,
Desconocidas por los hombres
Aún cuando baja la marea,
Ni por un instante secas.

  

 

Nijō In no Sanuki

​九三
世の中は
常にもがもな
渚こぐ
 
あまの小舟の
綱手かなしも
鎌倉右大臣

93.

Ojalá el mundo
Fuese siempre así.
La barcaza que los pescadores
Halan a lo largo de la costa,
¡Cómo me conmueve!
 


Kamakura no Udaijin

​九四
み吉野の
山の秋風
さ夜ふけて
ふるさと寒く
衣うつなり
参議雅経

94.

¡Oh Yoshino!
Desde el monte, un viento otoñal
Sopla durante la noche.
En la vieja aldea, frío:
El golpear de la ropa sobre la piedra.

  

 

Sangi Masatsune
 

​九五
おほけなく
うき世の民に
おほふかな
 
わがたつ杣に
墨染の袖
 
大僧正慈円

95.

Sin merecerlo,  
Puedo ocultarme
De los habitantes de este mundo amargo.
Entre la madera de este bosque
Mis mangas, manchadas de tinta.

  

 

Daisōjō Jien

​九六
花さそふ
嵐の庭の
雪ならで
 
ふりゆくものは
わが身なりけり
入道前太政大臣

96.

No es una nevada de flores
Lo que la tormenta
Va arrastrando y apilando
En el jardín;
Son más bien los años.

 

 

Nyūdō Saki no Daijō Daijin

​九七
来ぬ人を
まつほの浦の
夕なぎに
 
焼くや藻塩の
身もこがれつつ
 
権中納言定家

97.

Por aquella que no viene,
En la bahía de Matsuho,
Junto a las algas que se arrojan al fuego,
Mi vida va ardiendo
Durante la quietud del crepúsculo.

  


Gon Chūnagon Teika

​九八
風そよぐ
ならの小川の
夕暮は
みそぎぞ夏の
しるしなりける
従二位家隆

98.

Al anochecer,
En el viento tremolan las ramas
De los robles, junto al arroyo de Nara.
Las abluciones son la última seña,
Aquí, del verano.

  

 

Junii Ietaka

​九九
人もをし
人もうらめし
あぢきなく
 
世を思ふゆゑに
もの思ふ身は
 
後鳥羽院

99.

Hay personas que amo,
Hay personas que odio.  
Y es por estos pensamientos vanos
Sobre el mundo
Que mi ser sufre.

  

 

Gotoba In

​一○○
ももしきや
古き軒端の
しのぶにも
 
なほあまりある
昔なりけり
 
順徳院

100.

En el Palacio de cien cámaras,
Sobre los viejos aleros del tejado
Se aferran todavía, por montones,
Los helechos:
Los asuntos del pasado.

  

 

Jun Tokuin

 
 
The Padelford Press, Juan Felipe Arroyave, jóvenes naturalista, literatura en español